España | Los 202 presos de Carabanchel ejecutados por el franquismo

Fernando Olmeda
Periodista

El nuevo libro de Manuel García Muñoz recoge las terribles historias de los reclusos de la cárcel de Carabanchel ejecutados por el régimen franquista. En el listado figura Julián Grimau.

Manuel García Muñoz | Foto: Fernando Olmeda

Manuel García Muñoz | Foto: Fernando Olmeda

El régimen franquista ejecutó a miles de personas en la posguerra inmediata, pero la ‘máquina de matar’ no se detuvo en 1944. A pesar de la amnistía de 1945, los tribunales siguieron dictando sentencias condenatorias, que en muchos casos desembocaron en la pena capital.

Después de «Los fusilamientos de La Almudena»«80 mujeres. Las mujeres fusiladas en el Madrid de la posguerra»  Manuel García Muñoz publica «Detrás de las rejas. Ejecuciones en Carabanchel 1944-1975»  (Editorial Renacimiento, Colección Espuela de Plata), un minucioso trabajo que concreta en 202 la cifra de personas ejecutadas, por fusilamiento o garrote, en la cárcel de Carabanchel desde su puesta en funcionamiento hasta la muerte de Franco.

“El origen de este libro está en mi interés por conocer más en profundidad aquellos terribles sucesos, siempre ocultos por el franquismo”, explica García Muñoz, quien formó parte de la comisión de expertos que elaboró el informe sobre las ejecuciones en la tapia del cementerio de la Almudena entre 1939 y 1944. Fue colaborador de Basilio Martín Patino —con quien realizó trabajos como ‘Queridísimos verdugos’— y desarrolló una larga carrera en el mundo audiovisual, desarrollando diferentes cometidos. Fue director de documentales como Testamento de un pueblo, Espiga de Oro en el Festival de Valladolid.

Cárcel de Carabanchel, Madrid, España

La cárcel de Carabanchel fue contruida por el régimen franquista con el objetivo de cubrir las necesidades penitenciarias de la ciudad de Madrid

El libro ofrece un ilustrativo y pormenorizado relato de las ejecuciones, estructurado a partir de los datos obtenidos por el autor en diferentes archivos y registros, e incluye las declaraciones de los acusados y los testigos, los informes que dieron lugar a la detención y las sentencias de muerte, acompañado de numerosas reproducciones de documentos oficiales.

A partir de 1944, los tribunales militares continuaron juzgando y condenando a muchos procesados, tanto por hechos ocurridos durante la guerra como por hechos posteriores. La mayor parte de esas ejecuciones tuvieron lugar poco después del cierre de las prisiones de la capital, y una vez inaugurada la cárcel de Carabanchel. La última ejecución de un preso de Porlier fue en febrero de 1944, y las primeras en el recién estrenado recinto penitenciario el 22 de marzo. Félix Puertas, Luis Serra y Alberto Durán fueron los primeros.

A partir de 1945 la mayoría fueron condenados a muerte por pertenecer tanto a la guerrilla urbana (del Llano) como a la de la sierra. En años posteriores, por delitos comunes. En los años sesenta aparecen varios casos con acusaciones de ‘prácticas terroristas’.

Julián Grimau

Julián Grimau

En el listado figuran los nombres y referencias personales de 202 fallecidos. Todos estuvieron confinados en Carabanchel; todos fueron fusilados contra los espaldones de los campos de tiro situados en los cuarteles de Campamento (salvo los ejecutados a garrote vil en la prisión) y enterrados en el cementerio de Carabanchel Alto, donde aún permanecen los restos de algunos de ellos. “Cuando estuve revisando la documentación del cementerio de la Almudena comprobé que en 1944, de pronto, se detenían las inscripciones, cuando realmente se seguía fusilando gente en Madrid. Para este libro me dediqué a investigar en los Registros Civiles de Carabanchel Bajo y Carabanchel Alto, que fueron municipios independientes hasta 1948. En Carabanchel Alto encontré lo que buscaba, los registros de defunción de los fusilados”, explica el autor.

La lista incluye al líder comunista Julián Grimau (fusilado el 20 de abril de 1963) y Joaquín Delgado y Francisco Granados (muertos por garrote el 17 de agosto del mismo año). El último nombre reseñado en el libro, Jesús García Romero, murió en 1966.

A esa cifra de 202 ejecutados se han de añadir los nombres de José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz, militantes del FRAP encarcelados en Carabanchel que fueron ejecutados en instalaciones militares del municipio madrileño de Hoyo de Manzanares.

prision-de-carabanchel

Construyendo la cárcel de Carabanchel en 1942

EPEA0038-Detras_rejas (1)

Portada del libro

Fuente: Nueva Tribuna