Vitali Churkin, fallecido embajador de Rusia ante la ONU, podría haber sido envenenado en EEUU

El fallecido embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vitali Churkin, podría haber sido envenenado en EE.UU., según medios locales rusos.

La versión oficial de la muerte de Churkin es un ataque al corazón, sin embargo, el portal Web ruso Pravdareport informó el pasado domingo, citando fuentes estadounidenses, que en la autopsia han encontrado una sustancia venenosa en los riñones del titular ruso.

Medios estadounidenses aseguraron que los resultados de la autopsia muestran la presencia de una sustancia venenosa en los riñones del embajador ruso: habría entrado en su cuerpo a través de los alimentos. Se sabe que cenó a las 12 de la noche.

El editor jefe de la emisora rusa de radio ‘Echo of Moscow’, Alexei Venediktov, dijo que Churkin tenía inmunidad diplomática, lo que significa que su autopsia iba en contra de las normas de la diplomacia.

Vitali Churkin, nacido en 1953 en Moscú, capital de Rusia, desempeñó diversos cargos, entre ellos, director del Departamento del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética y de la Federación Rusa. También fungió como embajador ruso en Bélgica (1994-1998) y embajador de Rusia en Canadá (1998-2003).

Tenía doctorado en historia (1981) por la Academia Diplomática de la Unión Soviética, y hablaba con fluidez el ruso, mongol, francés e inglés.

Durante su mandato en Nueva York, Churkin defendió siempre la posición de Rusia ante el CSNU, a veces entrando en duelos verbales con las potencias occidentales. En varias ocasiones también aprovechó el derecho a veto de su país para negar algunos proyectos de resolución, entre ellos, uno sobre Siria en 2012.

Artículos relacionados

Las inesperadas muertes de embajadores y altos mandos diplomáticos rusos en un periodo de pocos meses han dado pie a varias teorías sobre sus muertes.

Fuente: HispanTV
Anuncios