La nanotecnología y el magnicidio del presidente Chávez

Alexis Vásquez-Chávez
Aporrea

Distintas deducciones se hacen sobre el desenlace mortal del cuerpo físico del Presidente, aunque su ideario, el legado, el corpus espiritual, es indestructible porque permanecerá en el pueblo revolucionario, tales conjeturas señalan hacia la sospecha por diferentes indicios. Como la afirmación del Comandante, por inferencia, de haber sido infectado de cáncer al igual que otros jefes(as) de Estado de América Latina y la inmediata declaraciones sarcásticas del gobierno de los EEUU junto a la insolencia de los comentaristas tarifados de los medios de (in)comunicación (CNN, Globovisión, Televén…) y de los representantes de la oposición contrarrevolucionaria.

Con la misma actitud negativa respondieron cuando el presidente encargado Nicolás Maduro efectuó la misma denuncia y su promesa de organizar un equipo interdisciplinario de especialistas para que lleguen a la verdad ¿Por qué, si tenía a su disposición un conjunto de médicos que velaba por su salud, no lo advirtieron del problema? Y fue el Comandante Fidel Castro quien con su experiencia y sabiduría notó que algo no estaba bien.

Otro indicativo imposible de desdeñar es la intuición que tiene el pueblo, como acumulado histórico, del tema de los crímenes en contra de los luchadores sociales. ¿Por qué y quién asesinó a Sandino, Maisanta, Pio Tamayo, Gaitán, Andrés Eloy Blanco, Ojeda, el Ché, Lovera, Allende, Neruda, Jara, Alí, Arafat, Sabino…? Preguntas que no son difíciles de responder si se conoce la actitud contrarrevolucionaria del Imperio y sus secuaces, junto a la CIA, para atentar contra la vida de los revolucionarios y en este caso del Comandante Chávez, con la complicidad de los(as) cabecillas de la oposición.

Él siempre señalaba su corazonada de merecer la longevidad, de tener una larga existencia, como efecto de la austera disciplina militar y de atleta que le fortaleció el cuerpo y la voluntad de soldado con esfuerzos en ocasiones más allá de su capacidad natural. Y llegó a ser un hombre de conocimiento con palabras, pensamientos y actos impecables. Se percibe cuando refiriéndose al General Pérez Arcay, “uno de nuestros grandes maestros”, menciona el vigor que “a los setenta” tiene. “¡Ah!, mi general, por eso es que es bueno llevar el ritmo de vida que llevamos nosotros, el ritmo de vida que uno lleva” (Cuentos del arañero, 2012, p. 131-132).

Con todo, debían buscar la forma “más sutil y elegante” —como dijo una poeta en la montaña— de quitarle la vida y no despertar suspicacias ¿Cómo? Por tanto, a modo de hipótesis no sería irrazonable pensar que para lograr el objetivo del homicidio contra el Presidente se valieran de aplicaciones científicas como la nanotecnología y así contaminarlo de un tipo de cáncer irreversible. Por tanto, no es ciencia ficción, las investigaciones en los EEUU superan en más de 50 años a nuestros países y están a la vanguardia no sólo con la nanociencia.

¿Pero qué es la nanotecnología? Se trata de la elaboración de equipos, mecanismos y sistemas prácticos mediante la manipulación de la materia a medidas de tamaño microscópico o nanoescala, menor que un micrómetro, al grado de átomos y moléculas. También se llama así a la fabricación molecular partiendo de los átomos o ingeniería de nanosistemas. Por tanto la calidad de tales objetos depende de cómo estén ordenados los átomos. Asimismo el nanómetro es la milmillonésima parte de un metro y nano es el prefijo griego que significa la medida de 10-9 = 0,000 000 001. Además en 1959 el premio Nobel de Física  Richard Feynman fue el primero en referirse a las perspectivas de la nanociencia y la nanotecnología en el Instituto Tecnológico de California con la conferencia  de título There’s Plenty of Room at the Bottom (En el fondo hay espacio de sobra).

La nanotecnología se emplea en diferentes especialidades, entre otras como la biomedicina y la nanomedicina. Por su diminuta dimensión los aparatos de tamaño nano interactúan con biomoléculas de la superficie y a lo interno de las células. Al poder ingresar a las zonas del cuerpo es probable que encuentren enfermedades y suministren el tratamiento adecuado. La nanotecnología posee la capacidad de investigar el cáncer y desarrollar los conocimientos moleculares con imágenes, la localización anticipada, prevenirlo y tratarlo.

Ese modo es beneficioso para la salud de la humanidad. Pero igual se puede hacer lo contrario como contagiar a una persona con células cancerígenas mediante nanodispositivos que liberan la carga cancerosa en el cuerpo. Es así que investigadores han creado nanopartículas que dirigen hacia células, donde se dispersan de manera gradual. Convirtiéndose además en arma de guerra para atacar de manera selectiva a personas adversas al status quo del modelo capitalista.

“Los nanodispositivos son de 100 a 100000 veces más pequeños que las células humanas. Como referencia, la cabeza de un alfiler mide un millón de nanómetros de ancho. La cabeza del ser humano es aproximadamente 80000 nanómetros en diámetro, mientras que una molécula de ADN es de 2 a 12 nanómetros de ancho”. Fuente: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/instantaneas

La nanotecnología puede ser la nueva revolución tecnológica. Hay varias corporaciones civiles del negocio de la salud como el Instituto Memorial Battelle, a la cabeza de laboratorios de EEUU, y de Foresigth Institute. Aparte de dependencias militares que realizan estudios como DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency o Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa); produce nanomáquinas para emplearlas en hostilidades bélicas y en la seguridad nacional. En la actualidad los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Alemania sobresalen en nanotecnología, luego le siguen China, Canadá, Australia, RusiaIndia. Los intereses son tan extensos que la ofensiva por lo imperceptible conduce a un ascendente desafío entre las naciones a la delantera por el perfeccionamiento de la nanociencia.

Las autoridades del “Primer Mundo”, como se autodenominan, asumen con responsabilidad la cuestión, mediante el liderazgo de Estados Unidos que invierte millones de dólares en la National Nanotechnology Initiative (Iniciativa Nacional en Nanotecnología). La influencia del Pentágono en la nanotecnología es progresiva, se reparte la cuarta parte del presupuesto total de la NNI. Se considera que la nanotecnología militar en EUA gasta cerca de la mitad del presupuesto público total y organiza la trayectoria de los inventos nanotecnológicos de índole castrense.

Como el micro robots, microarma inteligente, que al ser respirado por la persona va a la caza de códigos genéticos, además es preprogramado para que se autodestruya en algún sitio conveniente del cuerpo (como el cerebro). El nano/micro-cyborgs es una poderosa arma químico-biológica, impalpable y eficiente en la neutralización micro y macroscópica del enemigo, sea en la guerra convencional o en la silenciosa. Y sus creadores no vacilan en ensayarlo contra los que ellos señalan como “terroristas” o se oponen a su egoísta estilo de vida.

Con la confección molecular se diseñan armas espantosas y efectivas. Como referencia el insecto más diminuto mide alrededor de 200 micrones. Así puede ser el volumen de un arma inteligente, el nanobot antipersona, dirigida con cámaras y detectores del calor corporal, analiza el ADN y genera desorden celular como la metástasis.  Creada por la nanotecnología es idónea para ubicar, atacar y envenenar a seres indefensos que eligen como objetivos políticos y militares. Son nanoestructuras que trasladan sustancias insalubres como el carcinógeno y otros virus.

Por ejemplo, la dosis letal de la toxina botulismo es de 100 nanogramos, en otras palabras 1/100 el tamaño del artefacto con forma aproximada de mosquito que pudo ser utilizado para arremeter en contra de la humanidad del Presidente con su carga maligna de carcinógenos químicos. ¿La descargó en el café que constante bebía?, ¿en el alimento? o ¿quizás lo inoculó mientras estaba en algún lugar propicio o durmiendo?

El cáncer como arma de guerra lo experimentan desde hace varios años con la capacidad de producirlo para que sea definitivo y sin posibilidad de curación. Por lo que algunos elementos quimioterapéuticos provocan la muerte celular de generaciones posteriores a su administración pero continúan multiplicándose por división celular.

Sin duda que son situaciones de violación de los derechos humanos y de la soberanía, de intimidación, opresión, hegemonía, injerencia, desestabilización y por supuesto de traspasar la seguridad nacional. Además se interpreta como el primer ataque o fase inicial en la estrategia del plan bélico para cambiar el equilibrio de poder en un futuro inmediato y demostrar el poderío arrogante del imperialismo.

Por otra parte es recomendable para las autoridades de la República Bolivariana indagar y profundizar en la nanociencia y en la nanotecnología. De esta suerte, favorecer programas pluridisciplinarios y bioéticos concernientes al impulso de esa dimensión científica, en: salud, fármacos, agricultura, alimentación, agua potable, energía, construcción, informática, defensa y demás campos. Adaptándola a nuestra idiosincrasia para mayor felicidad del pueblo desde la visión humanística por la paz como fue, es y será la concepción socialista del Comandante Chávez.

Referencias bibliográficas

AMPTIAC –Advanced Materials and Processes Technology Information Analysis Center. Army Materials Research– Transforming Land Combat Through New Technologies. AMPTIAC Quarterly. Special Issue. Vol. 8. No. 4. EE.UU., 21 de marzo de 2004.

Delgado, Gian Carlo. Guerra por lo Invisible: negocio, implicaciones y riesgos de la nanotecnología. Ceich, UNAMMéxico, 2008.

Department of Defense. Independence Research and Development Program Report. EUA octubre de 2002: p. 195.

Jeremiah, David E. Nanotechnology and Global Security, Forth Foresight Conference on Molecular Nanotechnology. EUA, 9 de noviembre de 1995

Chávez Frías, Hugo. Cuentos del arañero [compilación y edición: Orlando Oramas León * Jorge Legañoa Alonso], MPPC, Vadell hermanos, Venezuela 2012, pp. 131-132.

Petersen, John y Egan, Dennis. Small Security: nanotechnology and future Defense. Defense Horizons. EUA, marzo de 2002: p. 3.

Saxe-Fernández, John y Delgado-Ramos, Gian Carlo. Globalización del terror, Amenaza bioterrorista. Centro Juan Marinello. La Habana, Cuba. 2002: pp. 73-130.

Petersen, John y Egan, Dennis. Small Security: nanotechnology and future Defense. Defense Horizons. EUA, marzo de 2002: p. 3.

http://nanoudla.blogspot.com/2009/11/paises-lideres-en-nanotecnologia.html

http://www.euroresidentes.com/futuro/nanotecnologia/nanotecnologia_responsable/riesgos_nanotecnologia_armas.htm.

http://nano.cancer.gov/action/programs/nanotech_platforms.asp

http://www.cancer.gov/cancertopics/understandingcancer/nanodevices.

http://www.cancer.gov/espanol/cancer/instantaneas

Fuente: Aporrea

Anuncios