‘La guerra es el único destino al cual nos puede llevar Washington’

En un artículo, el exsubsecretario del Tesoro de EEUU, el economista y periodista conservador Paul Craig Roberts, destacó que Washington está llevando al mundo hacia una nueva guerra.

Según Roberts, la carrera presidencial de EEUU de 2016 “no corresponde a los intereses de la población del país y se ha vuelto irreal y absurda”.

En la actualidad, precisó el experto, “la deslocalización de los puestos de empleos estadounidenses y la desregulación del sistema financiero provocaron el fracaso económico de EEUU”. No obstante, esto no llegó a ser uno de los problemas resonantes de las campañas presidenciales de ninguno de los dos candidatos.

“La ideología neoconservadora de la hegemonía mundial de EEUU está impulsando a EEUU y sus vasallos hacia un conflicto contra Rusia y China”, afirmó Roberts, agregando que “la amenaza de una guerra nuclear es más alta que en cualquier otro momento de la historia”.

Sin embargo, el peligro de un conflicto nuclear a gran escala tampoco se convirtió en el punto principal de la carrera presidencial de 2016. En cambio, en víspera de las elecciones se plantean los problemas de la aplicación legítima de las leyes fiscales por parte de Trump y su actitud personal poco hostil hacia el presidente ruso, Vladímir Putin.

Roberts recordó que el comentarista político conservador, Pat Buchanan, había señalado cómo la propia Clinton se había beneficiado de la legislación fiscal del país. “Cuando vivía en Arkansas, recibió una deducción de impuestos por haber donado unas prendas de ropa usada, incluidos los calzoncillos de Bill Clinton de dos dólares”, indicó.

El ‘debate’ por los puestos vicepresidenciales reveló “la ignorancia de la candidata demócrata”, según la cual “Putin, quien fue elegido democráticamente y goza de un enorme apoyo público, es un dictador”.

Además, prosiguió Roberts, Clinton tiene una larga lista de escándalos y violaciones de los protocolos de la seguridad nacional. A su juicio, los oligarcas de Wall Street le proporcionan su apoyo financiero “a través de los megabancos, complejos militares de seguridad e intereses de actores extranjeros”.

“La evidencia de esto es la fortuna personal de Clinton, de 120 millones de dólares, y los 1.600 millones que están en su fundación”, enfatizó.

En referencia a Trump, Roberts mencionó que el “establishment oligárquico de EEUU no lo puede soportar, por lo que ordenó al Ministerio de Propaganda —los medios estadounidenses— que lo destruyera”. “Está claro que Hillary es el candidato para un 1%, mientras que Trump es el candidato para el resto de nosotros”, destacó Roberts al añadir que “desgraciadamente, la mitad de este 99% es demasiado tonta para darse cuenta de esto”.

“Un voto por Hillary es un voto por una guerra nuclear” Sin embargo, según comentó, la victoria de Trump no pondría fin a la influencia de los oligarcas debido a que “están atrincherados en Washington controlando las posiciones de economía y política exterior, los centros de investigación, los grupos de presión y los medios”. “Y la gente no controla nada”, agregó.

De esta manera, Roberts se pregunta: “¿qué se piensan los estadounidenses al ver a Trump recibiendo maldiciones sólo porque no quiere guerra contra Rusia o que la economía de EEUU se traslade fuera del país a los offshore? ¿Dónde en la política de EEUU los vasallos extranjeros ven un liderazgo digno de sacrificar la soberanía y la política exterior independiente? ¿Por qué el mundo se orienta hacia el gobierno más estúpido, arrogante y corrupto de todo el planeta?”

Fuente: Correo del Orinoco

Anuncios