Cómo destruir un disco duro para que no se pueda recuperar la información

A pesar de que, en el ámbito doméstico, solamente el polvo puede acabar con nuestro disco duro, deshacerse definitivamente de él y que no pueda recuperarse información no es una tarea sencilla si queremos hacerlo bien. Podemos intentar borrar la información de un disco duro, pero a ciertos niveles no podemos asegurar que los datos que ha almacenado no puedan recuperarse.

Si tienes pensado deshacerte de un viejo disco duro y reciclarlo, no lo tires directamente aunque lo hayas formateado. Lo más seguro es destruirlo físicamente, pero no vale de cualquier forma. Toma nota de las mejores maneras que hay de destruir un disco duro y sus datos para que no se puedan recuperar.

Borrar un disco duro: explicación en vídeo

Borrar un disco duro: la forma segura de hacerlo

La manera inmediata que solemos asociar a borrar la información de un disco duro es eliminar los archivos o formatear esa unidad. Cuando hacemos esto, en realidad lo que conseguimos es decirle al sistema operativo que hay espacio libre para rellenar, pero es probable que la información no se llegue nunca a sobreescribir y sea fácil recuperarla.

Si solo queremos borrar un disco duro mediante software, debemos hacerlo correctamente y realizar un formateo múltiple

Para eliminar definitivamente la información de un disco duro con un formateo, éste debe ser múltiple. Hay que realizar varios formateos seguidos para sobreescribir efectivamente la información que queremos eliminar.

Lo mínimo que debemos formatear un disco duro no demasiado antiguo es dos veces, pero actualmente el formateado seguro se asocia a siete pasos. Ése es el estándar que usa el departamento de defensa de los EEUU como método seguro para borrar contenidos magnéticos.

Pero para tener la certeza de que un disco duro se ha borrado definitivamente y podemos quedarnos tranquilos de que nuestra información nunca será recuperada, hay que pasar a métodos físicos.

Destruir definitivamente un disco duro: los métodos más efectivos

¿Qué técnicas puedo usar para asegurarme de que el disco duro que quiero destruir quede realmente inservible? Dependiendo de la información que contenga y el nivel de seguridad que busques, puedes recurrir a técnicas más caseras o a los sistemas más seguros que usan en agencias como la NSA.

Mojarlo no sirve de mucho, el fuego sí

Si has pensado en sumergir el disco duro que quieres dejar inservible en agua, por aquello de que es un componente electrónico y ya sabemos las consecuencias que tiene mojarlos, olvídate.

Si optas por agua o fuego para destruir un disco duro, la segunda opción es la que realmente te dejará el disco duro inservible y tus datos a salvo.

Es cierto que mojar un disco duro va a dejar inservible la parte de la electrónica y quizás perdamos algo de información por residuos que puedan quedar sobre los platos del disco duro, pero recuperar la información de ese disco duro es algo relativamente sencillo para una empresa especializada que trasplantará la parte que incluye la información valiéndose de una nueva parte electrónica (donante) con la que devolver a la vida nuestro disco duro.

Más suerte podemos correr si es una unidad SSD o de memoria flash. En algunos de esos casos, mojar la electrónica sí que puede hacer que sea imposible volver a leer los datos almacenados.

Si en vez de agua optamos por fuego, el final de la información del disco duro no es tan halagüeño. Un fuego intenso y duradero acabará por dejar los platos suficientemente ilegibles incluso para empresas especializadas.

Los imanes pueden valer, pero que sean muy potentes

Un clásico de las técnicas para borrar información de un disco duro clásico, es usar un imán. Al tratarse de almacenamiento magnético, un imán podría dificultar la lectura de información e incluso hacerla desaparecer. Para conseguirlo es mejor abrir el disco duro y dejar los platos al aire y entonces frotar con el imán.

Si el imán es suficientemente potente tendremos un disco duro irrecuperable, especialmente si usamos algún desmagnetizador comercial. Pero no es 100% seguro que hayamos eliminado la posibilidad de recuperar esa información.

Destrucción física: de aquí no hay vuelta atrás

Para que un disco duro quede realmente inservible y nuestro datos desaparezcan para siempre, la destrucción física es lo único que nos lo puede asegurar si la realizamos de forma correcta. Una buena manera de comenzar es ponerlo en funcionamiento, por ejemplo con una carcasa externa, y golpearlo. El daño físico a los platos será más importante que si lo hicéramos con el disco duro apagado. Pero hay que asegurarse todavía más.

Un golpe en un disco duro puede ser suficiente para que quede inservible, pero si realmente quieres asegurarte de que nadie pueda recuperarlo, la combinación de lijado de los platos y taladrado de los mismos es la más infalible

Una vez separada la parte electrónica de la física, la idea es destrozar lo máximo posible los platos. Dependiendo del material del que estén construidos (cristal, cerámica, metal …), unos métodos tendrán más éxito que otros. Podemos desde rayarlos hasta golpearlos con un martillo o incluso proceder a su perforación con un taladro.

Si los rayamos o golpeamos ligeramente, a nivel doméstico habrá quedado inaccesible. Pero aunque el disco duro no gire o tenga una buena zona definitivamente inaccesible, a nivel profesional es posible recuperar buena parte de la información, eso sí, a un alto precio que solo lo hace viable en caso de causas judiciales o empresariales al más alto nivel.

Para asegurarnos de que el disco realmente queda invalidado para la recuperación de información alguna, lo mejor es golpearlo hasta hacerlo añicos, con algún taladro previo e incluso haber estropeado de forma importante la superficie de los platos previamente con ácido o lijándola. Esa combinación de taladrado y lijado es definitiva.

La destrucción física de un disco que almacena información que no queremos que sea recuperada es mucho más sencilla con unidades de memoria flash o SSD. En esos casos los golpes destrozarían las celdas de memoria y ya no habría posibilidad de recuperación.

Fuente: Expresión Libre

Anuncios