Los trabajadores estadounidenses deben elegir entre pagar la comida y la casa o ir al médico

Según la revista especializada Health Affairs, la atención sanitaria sigue empeorando en Estados Unidos, mientras la desigualdad en la atención básica y quirúrgica entre ricos y pobres está ampliándose (…).

En el número de la revista especializada Health Affairs correspondiente a julio de 2016 se publicó un artículo en el que aparecen datos actualizados sobre cómo la atención sanitaria sigue empeorando en Estados Unidos e incluso cómo la desigualdad en la atención básica y quirúrgica está ampliándose entre ricos y pobres.

El equipo de investigación, integrado por personal de la Escuela de Medicina de Harvard, la Universidad de Nueva York y la Universidad de Boston, informó de cómo la brecha entre los ricos y la clase trabajadora sigue ampliándose.

Según los nuevos datos publicados, los ricos de Estados Unidos reciben un 43% más de atención sanitaria –1.743 dólares más por persona– que la quinta parte más pobre de los estadounidenses, además de un 23% más de cuidados –1.082 dólares por persona– que las personas autodenominadas de clase media.

Los autores del estudio quedaron estupefactos al comprobar cómo desde mediados de la década del 2000 se invirtió una tendencia que iba hacia mayor igualdad en cuidados sanitarios en todos los grupos sociales indiferentemente de sus ingresos.

Antes de que se aprobaran los programas de atención sanitaria Medicare y Medicad en 1965, los ricos tenían el doble de atención y cuidado que los pobres. Posteriormente la brecha se fue haciendo más pequeña e incluso casi se igualó a finales de la década de 1990.

Es entre el 2004 y el 2012 cuando los gastos médicos sufrieron recortes enormes, que sólo afectaron a la clase trabajadora y los más pobres, mientras que los ricos siguieron aumentando el gasto hasta un 19,7%, superando el crecimiento conjunto de todos los demás. Mientras esto ocurría, la atención sanitaria a la quinta parte más pobre de Estados Unidos se redujo un 3,7%. Esta desigualdad sin embargo no afectó a los más ancianos, quienes están cubiertos por Medicare.

Para elaborar el estudio se tomaron datos de los costes totales del cuidado por paciente con indiferencia de si éstos fueron cubiertos por un seguro o por programas gubernamentales. Incluso al analizar el uso de servicios muy concretos los resultados eran prácticamente idénticos, por ejemplo al contabilizar el número de visitas al médico se encontró que es un 40% más alto para los ricos.

Se tomó como referencia unos ingresos en el año 2012 de 101.094 dólares para una familia de tres personas –siendo considerados ricos– y unos ingresos inferiores a 22.689 dólares para los pobres. El 60% que estaba entre esos dos umbrales fueron considerados “clase media”.

El estudio concluye que el impacto de la crisis durante 2007 a 2009 fue determinante para que se dieran dos factores; de un lado una reducción drástica de ingresos tanto en la clase media como en los más pobres, de otro un aumento espectacular de los seguros sanitarios que desalentaron a todos –excepto a los ricos– a mejorar sus pólizas.

El doctor Samuel Dickman es muy severo en las conclusiones, al afirmar «gastamos más dinero que ningún otro país en atención sanitaria, y ese gasto se concentra cada vez más en los ricos. Los economistas han celebrado una gran reducción de gasto en los últimos años, pero ahora hemos visto que ese ahorro ha sido posible al forzar a los estadounidenses de clase media y pobres a elegir entre pagar el alquiler, la hipoteca, la compra de alimentos o ir al médico cuando están enfermos».

Fuente: Canarias Semanal

Anuncios