El 9 de septiembre de 2016 habrá huelgas contra la esclavitud en decenas de prisiones en EEUU

El 9 de septiembre  de 2016 habrá huelgas contra la esclavitud en decenas de prisiones en Estados Unidos, en conmemoración a la rebelión en la prisión Ática en Nueva York hace 45 años, detonada por el asesinato de George Jackson, el 21 de agosto de 1971.

Fotos de la rebelión en la prisión de Attica

Llamamiento a la acción contra la esclavitud en las prisiones en América

Extraído y traducido de It’ going down

Nota de ContraMadriz: Traducimos este llamamiento con el fin de que la solidaridad traspase fronteras así como traer nuevas ideas al debate de la lucha contra los talegos. Parte del texto tiene expresión de difícil comprensión y han sido dejadas en inglés original.

Presxs de todo Estados Unidos acaban de publicar este llamamiento a la acción para un cese nacional coordinado de los trabajos de presxs contra la esclavitud en las cárceles, que tendrá lugar el 9 de septiembre de 2016.

Este es un llamamiento a la acción contra la esclavitud en América.

Una sola voz, nacida de las celdas de aislamiento de largo plazo, se hizo eco en los dormitorios y bloques de celdas de Virginia a Oregon, nosotrxs, lxs presxs de Estados Unidos decidimos poner fin a la esclavitud en 2016.

El 9 de septiembre de 1971 lxs presxs tomaron y tiraron abajo Attica, la prisión más importante del estado de Nueva York. El 9 de septiembre de 2016, nosotrxs vamos a realizar una acción para cerrar las cárceles de todo el país. No sólo vamos a exigir el fin de la esclavitud de la prisión, nosotrxs mismxs vamos a dejar de ser esclavxs.

En la década de 1970 el sistema penitenciario de Estados Unidos se derrumbaba. En Walpole, San Quentin, Soledad, Angola y otras muchas prisiones, la gente se levantó, luchando y tomando el control de sus vidas y cuerpos en las plantaciones de las prisiones. Durante los últimos seis años hemos recordado y renovado la lucha. Mientras tanto, la población reclusa se ha disparado y las tecnologías de control y confinamiento se han convertido en las más sofisticadas y represivas de la historia mundial. Las prisiones se han vuelto mas dependientes de la esclavitud y la tortura para mantener su estabilidad.

Lxs presxs son obligadxs a trabajar por poco o nada de dinero. Eso es esclavitud. La 13º enmienda de la Constitución de los Estados Unidos mantiene una excepción legal para continuar con la esclavitud en los presidios de. Señala que “ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo a un delito por el cual el/la responsable haya quedado debidamente convictx, existirá dentro de los Estados Unidos”. Capataces vigilan cada movimiento y si no realizamos nuestras tareas asignadas como ellxs quieren, somos castigadxs. Pueden haber reemplazado el látigo por el gas pimienta, pero otras muchas torturas permanecen: aislamiento, inmovilizaciones, desnudos y cacheos corporales, como si fuésemos animales.

La esclavitud está viva y saludable en el sistema penitenciario, pero esto terminará a finales de este año. Este es un llamamiento para ponerle fin en América. Esta llamada se dirige directamente a lxs propixs esclavxs. No hacemos demandas o peticiones a nuestrxs captorxs, nos llamamos a nosotrxs mismxs a la acción. A todxs lxs presxs de todas las prisiones estatales y federales a través de esta tierra, os llamamos a dejar de ser esclavxs, para que los cultivos se pudran en las plantaciones, os llamamos a la huelga y a dejar de reproducir las instituciones que os encierran.

Este es un llamamiento a un paro nacional de lxs trabajxs de lxs presxs, que comenzará el 9 de septiembre de 2016, para terminar con la esclavitud. No pueden mantener estas instalaciones sin nosotrxs.

En los últimos años han aumentado las protestas no violentas, paros, huelgas de hambre y otras negativas a participar en las rutinas y necesidades de la prisión. La huelga de 2010 de la prisión de Georgia, las huelgas de hambre masivas de California, el paro del Free Alabama Movement de 2014 son las que han llamado más la atención pero están lejos de ser las únicas demostraciones del poder de lxs presxs. Las largas, y a veces efectivas, huelgas de hambre estallaron en la penitenciaría del estado de Ohio, en el correccional Menard en Illinois, en Red Onion en Virginia así como en otras muchas prisiones. El creciente movimiento de resistencia es diverso y está interconectado, incluyendo los centros de detención de inmigrantes, las prisiones de mujeres y los centros de menores. El otoño pasado, las mujeres presas en la cárcel del condado de Yuba se unieron a la huelga de hambre iniciada por las mujeres del centro de detención de inmigrantes de California, Colorado y Texas.

Lxs presxs de todo el país participan de forma regular en luchas en el interior. Muchas se han realizado con solidaridad entre convictxs, construyendo coaliciones más allá de razas y bandas para enfrentarse al opresor común.

Cuarenta y cinco años después de Attica, las olas del cambio regresan a las prisiones de Estados Unidos. El mes de septiembre esperamos coordinar y generalizar estas protestas, para levantarlas como una única marea que el sistema de prisiones americano no pueda ignorar o resistir. Esperamos poner fin a la esclavitud en la prisión haciéndola imposible, negándonos a ser esclavxs por más tiempo.

Para lograr este objetivo necesitamos el apoyo de gente fuera de estos muros. La prisión es un entorno de bloqueo, un lugar de control y confinamiento donde la represión está integrada en cada pared de piedra y en los eslabones de cada cadena, en cada gesto, en cada rutina. Cuando nos levantamos contra las autoridades, caen sobre nosotrxs y la única protección que tenemos es la solidaridad desde el exterior. El encarcelamiento masivo, ya sea en instalaciones privadas o estatales, es un proyecto en el que lxs cazadorxs de esclavxs patrullan nuestros barrios y monitorizan nuestras vidas. Se requiere la criminalización masiva. Nuestras aflicciones en el interior son usadas para controlar a nuestras familias y comunidades. Ciertxs americanxs viven cada no solo bajo la amenaza de la ejecución extra judicial-como las protestas sobre las muertes de Mike Brown, Tamir Rice, Sandra Bland y tantxs otrxs que han llamado la atención desde hace bastante tiempo- si no también bajo la amenaza de la captura, ser ser arrojadxs a las plantaciones, encadenadxs y obligadxs a trabajar.

Nuestra protesta contra la esclavitud en prisión es un protesta contra [the school to prision pipeline], una protesta contra el terror policial, una protesta contra los controles después de ser liberadxs. Cuando abolamos la esclavitud, ellxs perderán gran parte de su interés por encerrar a nuestrxs hijxs, pararán de crear trampas para volver a encerrar a lxs excarceladxs. Cuando eliminemos el motivo económico y la grasa de nuestros trabajos forzados del sistema penitenciario estadounidense, toda la estructura de los tribunales y la policía, el control y [slave-catching] deberá desplazarse para acomodarse a nosotrxs como humanxs, en lugar de esclavxs.

La prisión afecta a todo el mundo, cuando nos pongamos en pie y nos neguemos el 9 de Septiembre de 2016, necesitaremos saber que nuestrxs amigxs, familias y aliadxs fuera estarán con nosotrxs. Esta primavera y este verano serán las épocas de organizarse, de la difusión de las palabras, la construcción de redes de solidaridad y de demostrar que somos serixs y capaces.

Poneros en pié, levantaros, y uniros a nosotrxs.

Contra la esclavitud en la prisión.

Por la liberación de todxs.

Más información, actualizaciones y material para organizarse y oportunidades en la siguientes direcciones:

SupportPrisonerResistance.net

FreeAlabamaMovement.com

IWOC.noblogs.org

Fuente: OdeC

Anuncios