Turquía y el sueño de apoderarse del mundo

La idea de supremacía, la idea de que Turquía pude apoderarse de todo el planeta, está haciendo de las suyas nuevamente.

Idea bien sabida que es de su presidente Recep Tayyip Erdogan, quien ha usado todo su poder y su influencia para que el primer ministro del país, Ahmet Davutoglu, diga: “renuncio”.

Y así, entonces, la idea de Erdogan de apropiarse de todo el poder, tiene más camino libre. Pues el futuro del “parlamentarismo” va directo a desaparecer por un “presidencialismo”, disfrazado de “todopoderosismo”, como dice la oposición turca, “una dictadura constitucional”.

Ahmet Davutoglu dijo en su carta de renuncia que no era ninguna renuncia, que en realidad se iba porque no trabajaría “bajo esas circunstancias”. Circunstancias fue la palabra clave. ¿Cuáles fueron esas circunstancias?

Muchas, las más importantes, que cuando el señor primer ministro estaba de viaje, le quitaron un gran poder los miembros de su propio Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco).

Cuando regresó se encontró con la sorpresa de que habían votado para que ya no pudiera elegir a los representantes regionales, que ya había previamente elegido pero que no eran del agrado del presidente. Y se encontró también con el misterioso blog anónimo, el “reporte pelícano” que circula en los pasillos gubernamentales, donde se le acusa de haber traicionado al presidente al venderse al Occidente.

Y efectivamente el presidente Erdogan como esposo celoso veía con mucho enfado que Estados Unidos y Europa solo negociaran con el primer ministro.

Ahmet Davutoglu consigue que los turcos entren sin visa a Europa a cambio de que Turquía modifique la ley antiterrorista. ¿Qué contesta el presidente turco? que no.

“Mientras que Turquía está siendo atacada por el terrorismo directa e indirectamente de todos los rincones del país, y por todas las organizaciones terroristas y sus patrocinadores, la Unión Europea (UE) nos está pidiendo que cambiemos nuestra ley antiterrorista, como un intercambio por el levantamiento del visado… Lo siento… Nosotros vamos por nuestro camino, y ustedes vayan por el suyo, y hagan un trato con quien puedan.”

Con este discurso, el presidente Erdogan hizo a un lado al primer ministro; dejó claro que los terroristas a los que se refería, era a los kurdos que viven en Turquía; y avanza así hacia su dictadura constitucional, tal como dicen los partidos de oposición.

“Tristemente debo expresar que el Sr. Davutoglu allanó el camino para el autoritarismo, al rendirse el 4 de mayo ante el golpe del palacio”, señaló Kemal Kilicdaroglu, líder del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP, por sus siglas en turco).

Con información de HispanTV

Anuncios