La viuda de Pinochet posee una millonaria red inmobiliaria en Chile

Al menos 12 filiales de la fundación CEMA siguen activas, y solo entre ellas suman un patrimonio inmobiliario valorado en al menos unos 4.545 millones de dólares, esto sin contar el valor de los inmuebles de las restantes 174 filiales no activas asociadas a la organización.

Una investigación realizada por las Secretarías Regionales Ministeriales de Chile (Seremis), órganos desconcentrados de los Ministerios de Estado sobre los bienes nacionales del país, determinó que hay unas 186 filiales asociadas a la fundación CEMA y a varios de los inmuebles que el régimen militar de Augusto Pinochet le regaló a su esposa Lucía Hiriart. Algunos de ellos ni siquiera figuran en los registros oficiales.

Según el Centro de Investigación Periodística de Chile (CIPER) no se sabe con certeza la cantidad de bienes que la Hacienda Pública le concedió a la fundación chilena sin fines de lucro, creada en 1954 para proporcionar “bienestar espiritual y material a la mujer chilena”, y que desde hace “42 años y a perpetuidad” preside Hiriart, la esposa de Pinochet.

La lista oficial elaborada por el Ministerio de Bienes Nacionales incluye 134 inmuebles que le fueron donados a CEMA entre 1977 y 1989 a la fundación, más unos 20 inmuebles que recibió en concesión, pero cuyo paradero se desconoce.

“Pero basta una mirada al catálogo de propiedades asociadas a cada uno de esos rut que descubrió CIPER, para comprobar que el listado de Bienes Nacionales es una mínima parte del volumen que llegó a tener el lucrativo imperio inmobiliario que edificó CEMA con la subvención del Estado. Y a la vez, del complejo entramado que levantó para ocultar y enajenar esos bienes fuera de toda fiscalización”, manifestó en un comunicado el Centro de Investigación.

Durante los años 70 y 80 la fundación se mantenía con el apoyo de toda la estructura de administración del Estado, lo que le permitió ramificarse por todo el país y penetrar los sectores más populares con sus centros de madres con el fin de ganar adeptos al régimen. Con la llegada la democracia a la nación, CEMA pasó a obtener sus ingresos casi exclusivamente a través de la venta y el arriendo de los inmuebles que algunas vez recibieron.

“Pero esas sedes y oficinas territoriales resultaron ser mucho más que eso: lo que CEMA hizo fue dar forma a una extensa red de filiales con personalidad jurídica, rut y patrimonio propios”, apuntó el comunicado.

En la actualidad, al menos 12 filiales de la fundación siguen activas, y solo entre ellas suman un patrimonio inmobiliario valorado en al menos unos 4.545 millones de dólares. Esto sin contar con el cálculo de todos los inmuebles distribuidos entre los otros 174 ruts o filiales vinculadas a CEMA que los que el Centro de Investigación Periodística pudo darle seguimiento.

“Y si bien todos registran término de giro ante el SII (Servicio de Impuestos Internos), por lo que no debieran realizar actividades comerciales, los hechos demuestran que no es así: algunas de esas filiales “inactivas” aún arriendan o venden bienes raíces”, recalcó el organismo.

Ahora bien, pese a que en diciembre del año pasado el Gobierno de Chile empezó a realizar una serie de trámites para recuperar los inmuebles que se encuentran en mano de Hiriart, los ministerios y el Consejo de Defensa del Estado “tienen claro que sus posibilidades de recuperar las propiedades dependen de la propia continuidad de CEMA”.

Un estatuto vigente de la Fundación CEMA establece que en caso de disolución, una parte de su patrimonio se debe entregar a la Corporación de Damas de la Defensa Nacional y la otra a la Fundación de Apoyo Social, entidad sin fines de lucro creada en 1983.

La directora de esta última organización es la misma Lucía Hiriart y lo integran sus tres hijas como vicepresidentas: Lucía, María Verónica y Jacqueline Pinochet Hiriart, de allí que la prioridad de las autoridades por ahora es evitar que CEMA pierda su personalidad jurídica para que los bienes no terminen en manos de los Pinochet.

Cuando Pinochet murió en el 2006, el dictador se encontraba siendo procesado por fraude tributario, por uso de pasaportes falsos y por malversación de fondos públicos. Este proceso, permitió que se diera cabida a una investigación más detallada sobre la implicación de familiares de Pinochet, caso que fue cerrado en el 2013 por el juez especial Manuel Valderrama sin imputados.

Sin embargo, tras la venta de un terreno de la fundación CEMA Chile, en la ciudad de Chillán, por unos 1,07 millones de dólares en diciembre de 2014, y la difusión de que Lucía Hiriart tiene un patrimonio de unos 8,8 millones de dólares relacionado a inmuebles que fueron donados la misma fundación, el Consejo de Defensa del Estado chileno presentó una petición de apertura del caso.

Fuente: Libre Red | TelesurTV

Anuncios